Sobre el abolicionismo

"La víctima del abolicionismo de la prostitución es diferente, entre otras razones, porque para el abolicionismo de la prostitución sobre las que se proyecta su acción "salvadora" son un mero instrumento o intermediario al que deshumaniza so pretexto de que el objetivo abolicionista es atacar la esencia misma de la comunidad, para obtener su destrucción y su sustitución por la estructura social y política que la ideología abolicionista quiere"

Montse Neira
EL REPORTAJE QUE PUBLICÓ EL PAÍS SEMANAL EL DÍA 3 DE JUNIO DE 2012 LO PODÉIS ENCONTRAR EN EL SIGUIENTE ENLACE:
http://apliweb.uned.es/comunicacion/prensa/ficheros_ver.asp?ID=6040612

y EL LIBRO "UNA MALA MUJER" SE PUEDE YA COMPRAR EN DIGITAL:
www.amabook.com

Hay que sustituir el paradigma basado en las "necesidades" de las personas que ejercen la prostitución por uno nuevo basado en los DERECHOS FUNDAMENTALES y responsabilidad para ejercer su participación en todos los aspectos de la vida comunitaria.

martes, 1 de abril de 2014

Llamamiento a todas las personas que ejercen la prostitución en España

Llamamiento para todas las personas profesionales del sexo de pago que quieran contribuir en una pequeña encuesta para ayudar a conseguir derechos fundamentales que se están vulnerando... SOLO PERSONAS PROFESIONALES.solo personas que su actividad económica principal sea la prostitución. muchas gracias

Desde Hetaira estamos colaborando con una organización internacional para animar a trabajadoras y trabajadores del sexo a participar con sus respuestas en una encuesta a nivel mundial que pensamos puede beneficiar a quienes batallamos por conseguir derechos laborales.

Si te apetece colaborar, escríbenos a: hetaira@colectivohetaira.org y te contamos por privado.
Se asegura confidencialidad y te rogamos confidencialidad.

Será un placer contar con tus respuestas!

Share

lunes, 31 de marzo de 2014

NSWP y Amnistía Internacional

NSWP ha respondido al anteproyecto de política hacia el trabajo sexual de Amnistía Internacional (AI). AI está llevando a cabo una consulta global entre sus miembros en referencia al trabajo sexual. El anteproyecto propone la despenalización del trabajo sexual consensuado entre adultos.
Si los miembros de AI votan a favor de adoptar esta política, Amnistía Internacional se unirá a la creciente lista de organizaciones internacionales que la apoyan y que piden la despenalización del trabajo sexual. La Comisión Global sobre VIH y Legislación, ONUSIDA, OMS, la Alianza Global contra la Trata de Mujeres (GAATW) y el Observatorio de Derechos Humanos han reclamado o defienden todos ellos la despenalización del trabajo sexual. Las recomendaciones a favor de la despenalización del trabajo sexual se basan en una robusta base de evidencias que muestra que la política basada en los derechos es clave para asegurar el respeto a los derechos humanos de las trabajadoras sexuales.
http://www.nswp.org/sites/nswp.org/files/AI_%20IS_NSWP_Global_Policy_Consultation_Response.pdf



Share

Mujeres prostitutas de Tunez reclaman que se abra el burdel donde trabajaban


 En Tunez, las prostitutas también están organizadas. Los grupos de debate abolicionistas no mencionan nunca a las asociaciones de trabajadoras sexuales, Y no solo las ignoran, sino, que se atreven a decir que están finaciadas por proxenetas, ignoran su agencia, la capacidad de autorganizarse, de tomar decisiones y de asumir riesgos y luchar por sus derechos,

Un grupo de meretrices son recibidas por la vicepresidenta de la Asamblea Constituyente, del partido islamista, a la que exigen su derecho a trabajar

Un grupo de prostitutas han protestado este martes ante la Asamblea Constituyente de Túnez para exigir la apertura del burdel en el que trabajaban y que fue cerrado tras ser atacado por salafistas en la ciuadd de Sousse, al sur del país, informa Mosaique FM.
Se quejan de que sus colegas de la capital, Túnez, o de otras ciudades como Sfax siguen trabajando a pesar de la presión que llevan a cabo los sectores más radicales del islamismo.
Una de legación de eas mujeres ha sido recibida por la vicepresidenta de la Asamblea Constituyente, Meherzia Labidi, responsable a su vez del partido islamista Ennahda, a la que han entregado una carta firmada por 120 meretrices. Mosaique FM publica en su web una imagen del encuentro.
«Sabemos que el Estado no puede ayudarnos hoy a nivel material, porque la situación económica es muy mala. Por eso exigimos la reapertura del burdel, para no tener que pedir limosna», dijo a la agencia AFP una de las prostitutas, que dijo que se llamaba Souhir.

Ataque de radicales islámicos

La mujer añadió que los salafistas atacaron el establecimiento en el que trabajaba en Sousse hace año y medio. «Saquearon todo lo que encontraban (...) y nos dejaron sin trabajo», afirmó.
«He visto a estas ciudadanas. He escuchado sus quejas y voy a acompañar su carta de una carta mia como diputada que haré llegar a la secretaría general de la Mujer y al Ministerio del Interior, para ver cómo preservar la dignidad de las ciudadanas tunecinas», señaló Labidi a la radio Mosaique FM.
En todo caso, que el burdel vuelva a abrir sus puertas depende de Interior, entiende la vicepresidenta de la Asamblea.
Túnez fue el país magrebí donde saltó en 2011 la chispa de lo que acabó llamándose la Primavera Árabe y, a pesar de los intentos de grupos salafistas y yihadistas por desestabilizar la transición, a finales de enero aprobó la que ha sido considerada la Constitución más moderna del mundo árabe.






http://www.abc.es/internacional/20140312/abci-tunez-prostitutas-201403112041.html





Share

Historia de la prostitución en Euskal Herria /Pais Vasco

Criterio de búsqueda avanzado:

  Autor: 'ROQUERO, Mª ROSARIO'

Coincidencias encontradas: 1

HISTORIA DE LA PROSTITUCIÓN EN EUSKAL HERRIA

HISTORIA DE LA PROSTITUCIÓN EN EUSKAL HERRIA

ROQUERO, Mª ROSARIO

Colección: ORREAGA
Libro - 204 Pág.
Precio: 16,50 €
(Hasta un 20% de descuento por ser suscriptor o suscriptora)

viernes, 28 de marzo de 2014

En Figueras más sanciones a las prostitutas

 Se sigue criminalizando a las prostitutas, colectivo de mujeres, mayoritariamente migrantes que no suelen tener alterntivas para trabajos que proporciones ingresos para cubrir necesidades básicas:



Figueres. (Agencias).- El Consell Comarcal del Alt Empordà (Girona), ha aprobado hoy una ordenanza tipo que hará llegar a sus 68 municipios y que prohíbe la prostitución en la vía pública y aplica sanciones de hasta 3.000 euros. El objetivo es que los ayuntamientos le den el visto bueno en sus respectivos plenos para ser aplicada de forma inmediata antes del verano.
Esta ordenanza se debe convertir en la herramienta para llevar a cabo "una actuación global, conjunta y eficaz que permita erradicar la prostitución en los espacios públicos", según se ha detallado en la reunión del Consell Comarcal.
Las sanciones afectarán tanto a las prostitutas como a los clientes y serán de hasta 750 euros por faltas leves, de 750 a 1.500 por las graves y hasta 3.000 euros por las muy graves. El único caso que será considerado falta leve será si la prostituta ofrece sus servicios en la vía pública, mientras que si es el cliente quien los solicite será grave.
Si ambos son sorprendidos mientras mantienen relaciones, la falta será grave para la profesional del sexo y muy grave para el cliente, consideración esta última que se aplicará a los dos si la oferta o demanda se produce cerca de centros religiosos, educativos o donde haya menores.
La comisión reiterada de una falta leve será entendida como grave, aunque la ordenanza contempla que la policía puede ordenar el "cese de la actividad" antes de sancionar y que se exima a las mujeres obligadas a ejercer esta actividad. Si los agentes encuentran dificultades para identificar a la prostituta o al cliente podrán obligarles a acompañarlos a la comisaría.
Desde el Consell Comarcal se mantiene que esta unificación de criterios permitirá actuar en las carreteras de diferente titularidad (estatal, autonómica, provincial y local) y por parte de los diferentes cuerpos policiales, porque afectará a todos los términos municipales.


Leer más: http://www.lavanguardia.com/vida/20140325/54404420520/prohiben-la-prostitucion-en-espacios-publicos-del-alt-emporda.html#ixzz2xFnvAFhG
Síguenos en: https://twitter.com/@LaVanguardia | http://facebook.com/LaVanguardia

"La palabra puta nos da poder" Entrevista a Conxa Borrell.

 http://www.lavanguardia.com/vida/20140327/54404123611/palabra-puta-nos-da-poder.html

“Trabajar en el mundo del sexo de pago no es sencillo”. Bajo esta premisa y, después de siete años de experiencia en el sector de la prostitución, la terapeuta Conxa Borrell ha decidido emprender una promesa que se hizo a ella misma cuando empezó a trabajar con sus primeros clientes: montar unos cursos de asesoramiento para aquellas mujeres que empezaban o que querían tener más información acerca del sexo de pago. La soledad o la vergüenza son, según Borell, dos de los estigmas a los que se tiene que enfrentar una puta que quiere ejercer libremente su profesión. La terapeuta cree que la palabra puta les da poder y anima a la sociedad a dejar los prejuicios morales a un lado y a humanizar el sector del sexo de pago y a sus clientes, a los que considera hombres normales con muchas carencias afectivas: “El mantra que tanto se repite de que los clientes nos vejan, nos humillan y nos violan cada vez que tenemos una cita con ellos, es falso”. Borrell rechaza las críticas que han recibido estos cursos por parte de algunos colectivos de mujeres y confiesa haberse sentido “vejada, humillada y violada por sus comentarios y mentiras que cuentan de un trabajo del que no conocen absolutamente nada”. La primera convocatoria de estos cursos organizados por la Asociación de Profesionales del Sexo (APROSEX), y que también cuenta con la asesoría de la psicóloga clínica Cristina Garaizábal, tuvo tanto éxito de convocatoria que han decidido hacer una segunda sesión este mismo fin de semana.


-¿Qué les ha llevado a impulsar un curso de prostitución?
-Esta iniciativa surge en el momento en el que yo empiezo a trabajar como prostituta, hace ocho años. En ese instante, yo no sabía a quién dirigirme, a quién preguntar, dónde tenía que llevar a mis clientes, cómo manejarlos, etc. Fue ahí cuando pensé cómo era posible que no hubiera alguien que impartiera un curso para las que empezamos.

-Se sentía insegura, vaya.
-Es un sector en el que te encierras dentro de cuatro paredes con alguien que no conoces de nada, y tu trabajo consiste en crear un clima íntimo. Eché mucho de menos que alguien me enseñara a manejar todo esto, así que me prometí a mí misma que, si continuaba en el sector del sexo de pago, tarde o temprano sería yo la que impulsaría esta iniciativa.

-¿Cómo se sentía usted en ese momento, y en quién confió?
-La soledad es lo peor de este trabajo. Hacer sexo con desconocidos es algo que asumes en el momento en el que decides dedicarte a la prostitución, pero vives la soledad de no poder contarle a nadie cómo te estás ganando la vida, tener que mentir a la gente que vive contigo, incluso a tus padres o a tu propia pareja. Significa inventarte una vida paralela para justificar unos ingresos de dinero que te hacen sentir mal y culpable, no porque estés haciendo algo malo, sino porque si eres prostituta la sociedad te señala.

-La palabra puta no tiene ninguna acepción positiva en nuestro entorno…
-A mí me gusta utilizar la palabra puta porque creo que da poder a las trabajadoras sexuales. Es nuestra palabra.

-¿Se hizo puta por necesidad económica?
-En el momento en el que tomé esta decisión tenía dos trabajos, pero no ganaba lo suficiente como para mantenerme. Mantuve el trabajo como contable en una empresa de servicios, mientras que por las tardes empecé a ejercer como puta.

-¿Su entorno entendió esa decisión, o se vio obligada a crear una vida paralela?
-Estuve cuatro años en el armario, sólo llevo tres fuera de él. Te puedo asegurar que estos tres años han sido de lo más gratificantes.

-¿Por qué decidió contarlo?
-No puedes vivir así. ¿Sabes lo que es mirar a los ojos de la gente a la que quieres y mentirles todos los días sobre las cosas que habías hecho? ¿Mentir a tu hijo cuando te pregunta por qué has llegado tarde ese día? Para las madres, las personas más importantes en la vida son nuestros hijos, y lo que yo llevaba peor era mirarle a los ojos a mi hijo y tener que mentirle.

-¿Usted cree que en nuestra sociedad se puede ejercer la prostitución y llevar una vida convencional?
-Está claro que no todos los hombres están capacitados para entender que tu trabajo es acostarte con otros hombres. Necesitas una pareja con una mente abierta, pero nuestra vida, en general, es absolutamente convencional. Nosotras no vamos por la calle con el cartelito de “soy puta”: vamos a comprar al mercado, llevamos a nuestros hijos al colegio, somos hijas, madres o hermanas. No vivimos de espaldas a la sociedad sino que formamos parte de ella.

-El sexo es adictivo. ¿Ha pensado alguna vez en dejarlo y no ha podido?
-¿Porque necesito sexo? No. El sexo no es adictivo, a no ser que tengas una enfermedad concreta y, en ese caso, son personas que no se dedican al sexo de pago porque dependen mucho de sus impulsos, pero no como una profesión. Nuestro trabajo es mucho más que dedicarse al sexo, una penetración o abrir la boca para hacer una felación. El sexo es algo mucho más amplio, hay que crear un espacio cálido en el que tanto tú como la persona que acabas de conocer puedan estar cómodos. Los clientes del sexo de pago son los mismos hombres que andan por las calles. Nada les define como puteros al igual que a nosotras nada nos define como a putas. El sexo no es una droga, no crea una adicción a no ser que estés predispuesto a ello. Hay muchísimas mujeres que lo dejan porque no les gusta el trabajo que hacen: logran sus objetivos y desaparecen.

-Veo que su discurso trata de humanizar la profesión del sexo de pago…
-Cuando el hombre busca sexo de pago, ya sea ojeando la sección de contactos o a través de internet, y se fija en las mujeres que se ofertan de manera libre y voluntaria, cree realmente que está buscando un desahogo sexual y que lo que va a tener es una relación sexual fantástica, sin ataduras; y aquí paz y después gloria. Normalmente, lo que luego te encuentras son seres humanos que tienen sus problemas y sus carencias afectivas, y que cuando están en una habitación encerrados contigo te suelen pedir más que les acaricies la espalda y el pelo, a que les hagas un trabajo puramente sexual. Se notan mucho las carencias afectivas en este trabajo y, por ello, uno de los refuerzos en el curso trata de enseñar a las mujeres a dar y a recibir el cariño que nos dan a nosotras.

-¿Es habitual que reciban cariño de sus clientes?
-Muchísimo. El primer interesado en que el contacto salga bien es el propio cliente que es el que paga. Por la cuenta que le trae, él ya intenta crear un clima de confianza, tranquilidad y de seguridad para que te sientas cómoda. Eso crea una empatía entre los dos de mucho cariño y humanidad. Es lo que se viene llamando el sexo afecto que, a veces, es mucho más efectivo que el sexo a secas. Una de las cosas que más les gusta a los hombres es proporcionar placer, les encanta. Una relación sexual de pago es exactamente igual que una de no pago, lo único que hay un sobre de por medio que cierra todas las normas que queramos imponer nosotras al cliente. Una buena profesional tiene que ser una buena amante, tiene que saber resolver problemas por estrés, una eyaculación precoz, etc.

-¿Hasta al punto que, al final, no se acaba consumando el acto sexual?
-Pasa muchas veces.

-¿Esa faceta humana es más habitual en la prostitución de lujo?
-Este término me aburre. Nosotras tenemos mucho contacto con mujeres que trabajan en la calle y, de hecho, hace tres años tuve la suerte de participar en una ponencia que se hizo en Madrid sobre prostitución para hablar sobre los clientes, y conocí a una chica que captaba a los suyos en un polígono pero que, en el fondo, tenían el mismo perfil que los míos. Le pedían lo mismo que a mí: cariño, besos, caricias, hablar y, muchas veces, se van sin echar un polvo. Normalmente, cuando un hombre busca sexo de pago en la red cree que necesita sexo, pero cuando llega a nosotras se deshace y dejar ver otra carencia mucho más humana y afectiva.

-En el temario de su curso hay varios puntos que insisten en la necesidad o no de enrolarse a esta profesión. ¿Intentan convencer a las mujeres primero para que no ejerzan?
-Dedicamos cuatro puntos de ese curso a desanimarlas (Ríe). Este es un trabajo realmente muy duro, en el que hay que usar mucho la psicología, interactuar mucho con la otra persona. A pesar de lo que diga la sociedad, tú eres un ser humano y el trato es directa e íntimamente con otro ser humano. Cuando les dije a mis amigos o mis hermanos que era una puta no lo entendían, tenían una imagen distinta de lo que es ser puta. En esos cuatro puntos lo que hacemos es decirles “cuidado chicas, porque este es un trabajo para el que no vale cualquiera”. No se trata de convencer a nadie, sino de contar la realidad tal y como es: no es un cuento de hadas, pero tampoco el último eslabón de la sociedad.

-¿Cuál es, entonces, el perfil que hay que tener para ejercer la prostitución?
-La empatía tiene que estar siempre ahí: tienes que estar dispuesta a crear ese clima de cordialidad que tiene el cliente. Tener muy claro las normas que tú tienes: tus horarios, tu manera de trabajar, lo que le pides a los clientes. Les decimos a las chicas que se olviden de todo lo que han visto en los medios de comunicación en los últimos 30 años y que entiendan que ellas son las profesiones y las que llevan las riendas de todas y cada una de las relaciones que mantengan con sus clientes. Las empoderamos muchísimo para que entiendan de una vez que estamos hartas de oír que no somos más que un trozo de carne con ojos tiradas en una cama y que el cliente puede hacer con nosotras lo que le da la gana. No hay nada más falso que esa afirmación. Las chicas deben tener un perfil de terapeuta sexual ya que saber manejarse en ese espacio es muy importante. Hay que trabajarlo todo y esa es la base de una buena profesional, crear ese clima que va desde la primera mirada hasta que le despides.

-Creo que no todas las chicas que se dedican al sexo de pago tienen esta situación tan idílica que me describe. No me negará que hay un tipo de prostitución, desgraciadamente muy visible, en la que las chicas sufren un trato inhumano…
-Eso no es prostitución, eso es trata de personas, y es un delito. Cuando se desmantela una red de personas obligadas a trabajar en talleres clandestinos de costura, nadie dice que se ha desmantelado una red de modistas y sastres. Las mujeres y hombres obligados a trabajar en un régimen de trata y con explotación sexual no son prostitutas o prostitutos, son víctimas de la trata de personas. Prostituta sólo lo es la que decide serlo libremente.

-¿Ese es el perfil de las chicas que acuden a su curso?
-Efectivamente. Hay muchas mujeres primerizas, que realmente quieren aprender a ejercer este oficio, aunque también es cierto que nos hemos encontrado con mujeres que llevan tiempo ejerciendo pero quieren aprender más. Les enseñamos a promocionarse en internet, a crear sus propios perfiles, a que tengan claras cuales son sus decisiones. Todas las profesiones necesitan de información y formación.

-¿Se sorprendió ante la expectación del primer curso?
Muchísimo. Se creó un clima de mucha confianza en el que las mujeres se abrieron muchísimo y contaron cosas muy íntimas, con dudas y preguntas muy interesantes que no habíamos puesto sobre la mesa. Fueron cuatro horas que pasaron muy rápido y salimos con la sensación de que tendríamos que haberlo organizado mucho antes. ¿Por qué nos ha dado tanto miedo decir, sí, soy puta, ¿i qué?


-¿Cuáles fueron las preocupaciones que más afloraron en la primera sesión del curso?
-El hecho de que les pudieran hacer daño. Este estigma que cae sobre el putero de que es un hombre violento, que sólo busca satisfacer su propio placer, que le da igual la mujer que tiene delante, hacerle daño o no. Es un mito falso con el que hay que romper definitivamente. El otro día una mujer muy sabia del Raval nos hizo una reflexión muy, muy dura: “Es absurdo pensar que alguien va a pagarte por pegarte, porque el hombre que quiere pegar a una mujer pega a la suya gratis”. Es una sentencia muy dura, pero cierta. Sólo hace falta echar una ojeada a las estadísticas.

-¿Qué estigma hay que normalizar de un putero?
-¡Que es un hombre normal y corriente! Tendrán un estatus más alto o más bajo pero, al final, las carencias afectivas del ser humano son las mismas.

-¿Las consecuencias anímicas de la estigma de una puta son más demoledoras que las de un putero?
-Sentirte avergonzada, sucia. Recuerdo que durante los primeres meses que ejercí, y a pesar de ducharme tras el último servicio que había realizado, necesitaba llegar a mi casa y volver a ducharme. Pensaba que no le podía dar un beso a mi hijo porque venía de ser puta. Como es algo que nosotras hemos vivido, pero que nadie nos cuenta, y sabemos cómo se siente una con ese estigma, queremos avanzarles los sufrimientos que van a tener para que puedan conocerlos, reconocerlos y solicitar la ayuda que necesiten con otras compañeras y amigas. Eso alivia muchísimo esta tensión.

-Sus cursos de prostitución han sido criticados por algunos colectivos de mujeres. ¿Les sorprende más que afecta?
-Nosotros también somos un colectivo y somos mujeres, ¿no? La gente tiene derecho a emitir su opinión, lo que ya me parece más preocupante es que emitan juicios de valor que, además, están llenos de moralina. Nadie me puede decir que es feminista en el momento en el que se está luchando contra los derechos laborales, políticos y sociales de todo un colectivo de mujeres. Se les ha olvidado lo que es ser feminista. Feministas somos nosotras que estamos dando la cara y estamos luchando por nuestros derechos. Ellas sabrán hacia dónde van, y por qué cada vez tenemos jóvenes más sumisas a sus parejas, o por qué mueren por violencia machista chicas más y más jóvenes. Un poco de autocrítica no les iría mal.

-El modelo del patriarcado suele imponerse en la mayoría de las redes de prostitución, ¿no tiene esta percepción?
-Nostras somos putas, somos mujeres feministas y empoderadas. ¿A qué patriarcado te refieres? Si somos nosotras las que llevamos las riendas de nuestra vida, de nuestra economía, de nuestra sexualidad. Uno de los cursos más importantes del temario es el que enseña a las mujeres a descubrir su sexualidad. No enseñamos a ser las esclavas de nuestros clientes sino a disfrutar del trabajo que hacemos. Muchas mujeres jóvenes de hoy en día aprenden antes a fingir orgasmos que a tenerlos. Tendríamos que plantearnos qué tipo de educación sexual le estamos dando a nuestros hijos en casa y en la escuela.

-¿Se sienten perseguidas en Barcelona con las nuevas ordenanzas municipales sobre el sector?
-En Barcelona y en todas las ciudades. ¿Cómo se puede criminalizar a un cliente si existe una oferta? ¿A cuántos tontos estamos pagando el sueldo todos los meses? Las putas no son víctimas, son trabajadoras. Sé de muchas que se han reunido con el alcalde Xavier Trias para decirle que lo único que quieren son derechos, espacios y horarios para poder trabajar en el Raval y la única respuesta que han recibido es que no se preocupen que podrán ir a los comedores sociales. El alcalde las trata de mendigas cuando son trabajadoras.

miércoles, 26 de marzo de 2014

En Brasilia, asociacion de trabajadoras sexuales que luchan por sus derechos

http://noticias.r7.com/brasil/prostitutas-defendem-legalizacao-da-profissao-estariamos-mais-seguras-23032014

Cada vez son más las asociaciones que reclaman derechos fundamentales a los diferentes Gobiernos. En Brasil hay un proyecto parado en la Cámara de los Diputados, espremos pues que pueda seguir adelante.


As associações de prostitutas que lutam pelos direitos das garotas de programa torcem pela aprovação da lei que legaliza a profissão antes da Copa do Mundo. Elas dizem que se sentiram mais seguras com um amparo legal para se proteger de casos de exploração sexual.
O Projeto de Lei Gabriela Leite, de autoria do deputado Jean Wyllys (PSOL-RJ), prevê a regularização dos profissionais de sexo, mas está parado na Câmara dos Deputados.
O texto estabelece, entre outras coisas, que um cliente que não pagar pelos serviços sexuais será enquadrado no crime de exploração sexual.
Leia mais notícias no R7
A coordenadora-geral da Apros-PB (Associação das Prostitutas da Paraíba), Luza Maria, diz que esse aspecto do projeto é importante porque, atualmente, as garotas de programa não podem reclamar se levarem um golpe.
— Se a prostituta vai fazer um programa e o cliente não quer pagar, isso seria resolvido com a lei. A gente até chama a polícia, mas tem que ser um policial muito tranquilo, com a cabeça muito aberta, para ajudar. Com a legalização, a gente vai se sentir uma profissional, como qualquer outra trabalhadora.
A prostituta Adriana Rios faz programas em Brasília há três anos e consegue se sustentar com os rendimentos. Ela conta que, além de poderem se resguardar de prejuízos financeiros, o projeto também é importante para garantir a integridade física das mulheres. Segundo Adriana, se uma prostituta é agredida durante o programa, nem na delegacia elas conseguem ser respeitadas.
— Muita mulher oculta um espancamento, um assalto, porque a gente é muito discriminada nas delegacias. Eu mesmo já apanhei durante um programa sem ter feito nada. Os caras chegam drogados e sabem que a gente não tem proteção na lei. Eu nem fui prestar queixa, porque sei que vou ser discriminada.
Situações de risco
Adriana também acredita que, durante a Copa, as prostitutas estarão mais vulneráveis e expostas a riscos. Segundo ela, por causa do Mundial os hotéis estarão muito mais caros e a ação policial nas ruas será mais efetiva, marginalizando as garotas de programa.
Além disso, ela pensa nos riscos de se envolver com os turistas estrangeiros sem nenhum respaldo legal que garanta a segurança dela.
— Tem o risco que a gente vai estar correndo por estar mexendo com pessoas de fora que a gente não conhece. Na rua, ocorre uma retirada das mulheres para não ficar feio para os turistas. Então, ficaria bem melhor para a gente se a lei nos amparasse.
Adriana também reclama do preconceito que sofre em instituições financeiras. Segundo ela, por mais que haja uma movimentação de R$ 10 mil por mês em sua conta corrente, ela não consegue crédito no banco porque não tem como comprovar renda. Para ela, com a profissão regulamentada, as prostitutas seriam mais respeitadas.
— Eu acho um pouco de discriminação a gente ter uma movimentação de dinheiro alta e não ter respeito no banco. Nas lojas, não aprovam as compras porque ninguém confia na origem do dinheiro. Eu sempre compro minhas coisas no nome dos outros.
Vergonha x legalização
Para a coordenadora do Apros-PB, contudo, a simples legalização da prostituição não vai acabar com o preconceito. Luza trabalha na prostituição há 25 anos e acredita que a discriminação vai sempre fazer parte da profissão.
— A gente acredita que o preconceito não vai acabar por conta da legalização, mas isso é um desafio. Existe preconceito entre as próprias prostitutas, isso a gente tem dentro de nós. Mas, é melhor ter uma profissão legalizada do que não ter.
Luza também alerta para resistência que vai haver entre as prostitutas que escondem o trabalho da família e dos amigos. Segundo ela, muitas mulheres não vão aceitar se regularizar para não assumir a profissão.
— Na zona, as meninas acham que vai ser difícil. Tem muitas que se escondem, por causa da família. Muitas são casadas e o marido não sabe da prostituição. A gente tem que trabalhar a questão da identidade, essa deve ser uma das dificuldades.
Para a presidente da Aprosmig (Associação de Prostitutas de Minas Gerais), Cida Vieira, essa questão é mais um ponto positivo da legalização da prostituição.
— A partir do momento que for legalizada, a prostituta vai ver que é uma profissão como outra qualquer e isso vai ajudar a diminuir a discriminação.

 En Diciembre el Tribunal Constitucional de Canadá, reconoció el trabajo sexual, como no podía ser de otra manera han aparecido las diferentes opiniones a favor y en contra.

 http://blogs.theprovince.com/2014/03/25/susan-martinuk-new-prostitution-laws-should-target-the-johns/?fb_action_ids=648223721899613&fb_action_types=og.comments

It’s not your typical MP-constituent questionnaire, but the federal government is asking Canadians to voice their opinion on how the law should deal with prostitutes, pimps and johns. Should it be a criminal offence to purchase sexual services? Or sell them? Or make money off the prostitution of another?
One would think that a democratic government in a free nation that values humanity could answer such questions without consultations, simply by doing what it is supposed to do — create legislation that betters Canadian society and works best for all members of that society (rather than laws that benefit a few at the expense of the many).
Several months ago, the Supreme Court of Canada struck down our criminal laws against prostitution because they failed to adequately protect a prostitute’s Charter right to life, liberty and security of the person when attempting to prostitute one’s self illegally.
The court then gave the government one year to create new laws that respect the Charter rights of prostitutes and their owners to make a decent, legitimate living in an office with good mattresses.
If it fails to adopt new laws by Dec. 20, then prostitution in Canada will essentially become a free for all.
The open consultation has generated much discussion about the need to protect prostitutes from the Robert Picktons of the world and whether legalized prostitution would diminish connections to criminal activities. Yet virtually every study from every country that has gone down this road has shown that violence and criminal activity continue, and may even increase.
Those involved in the legal case would like us to focus on the above arguments. But the reality of this particular case is that it centres around the lead applicant’s desire to operate a bawdy house and make money off the sale of sexual slaves.
Terri-Jean Bedford is a retired dominatrix who promotes herself as a champion for the rights and protections of Canada’s sex workers. She operated a bawdy house in Ontario and, in 1994, the police raided it and shut it down. She has challenged Canada’s prostitution laws ever since, saying, “Men and women shouldn’t be punished for obeying their natural instinct” and “you can’t punish men for their natural needs.”
My first response is, God help us if we strike down every law that prevents us from obeying our instincts. Has she ever heard of rational thought — a uniquely human characteristic that prevents us from acting on every instinct?
My second response is, how on Earth are these statements in any way legally or even morally defensible? She expects Canada to legalize the sale of women’s flesh for dehumanizing sexual degradation because she has a notion that society shouldn’t punish men for their “natural needs?”
Canadian law establishes the tone for Canadian society. So what is our ultimate goal in creating laws that relate to prostitution?
If we believe that sex trafficking can/should be regulated like any other business, and we can control the industry with licensed brothels, then we will be creating a society where women (who constitute the vast majority of prostitutes) are just another commodity for sale. This hardly seems a proper direction for our country, given the extent it has gone to in establishing equality for women in every avenue of society.
In contrast, if we want a society that values women, offers them freedom and treats them with respect and dignity, then we cannot have laws that tolerate, in any way, whether on the street or in a brothel, the sale of one individual to another for sexual purposes.
Most women involved in prostitution want a way out, and society should assist them in getting the medical, social and psychological help they need to do that.
Our laws should have one target only — the men who enslave women by buying or selling them.
Susan Martinuk is a Vancouver-based columnist for the Calgary Herald

lunes, 24 de marzo de 2014

24 de Marzo: Recuperando las voces de las mujeres trabajadoras sexuales en la Dictadura en Argentina


 
Las mujeres meretrices, auto-reconocidas como trabajadoras sexuales, las mal llamadas putas, locas de mierdas, mujeres de la vida facil, que a lo largo de la historia hemos sido criminalizadas e impulsadas a la clandestinidad, decidimos un día organizarnos para decir basta ! de persecución, discriminación, violencia, cansadas de los calabozos, en donde pasábamos días, semanas, meses presas, durmiendo en la mierda, soportando violaciones, asesinatos,  y el silencio de una sociedad hipócrita, que se esconde en la falsa moral para señalarnos y castigarnos  a nosotras como las indignas.   

La última dictadura militar dejo muchas compañeras torturadas y desaparecidas, hoy desde la organización trabajamos para recuperar las voces y las memorias de nuestras compañeras, poder hacer visible lo callado y  exigir justicia resulta necesario por la memoria del ayer, por la lucha del hoy!   

Te invitamos a compartir estos vídeos que son la primera aproximación de un trabajo que estaremos realizando todo el año. Aprendimos a reconocernos, aprendan a escucharnos!


Los derechos de las trabajadoras sexuales también son derechos humanos!!!!!!!   


Eugenia Aravena
Secretaria General de Ammar Córdoba 
Secretaria de Derechos Humanos de CTA Cba Capital.


Video 1 "En el Buen Pastor"

https://www.youtube.com/watch?v=Ydw2jGApHWQ

Video 2 "Testimonio de Alejandra" 

https://www.youtube.com/watch?v=leYBMjw0Aeg




El Informe de prostitución de la UE y el debate de la Ley de Seguridad ciudadana

Lucía tiene 40 años y lleva más de 10 ejerciendo la prostitución. Cuatro de ellos en la carretera, hasta 2010, y hoy en las afueras de un polígono cerca de Madrid. Sabe bien lo que vende y lo que quiere: "Quiero libertad. Quiero tener la libertad de ejercer en lo que quiero, sin molestar a nadie, y de no hacerlo si no quiero. Los que legislan no nos escuchan. ¿Hablan con nosotras?  Nunca. Y, sin embargo, cuando aprueban un reglamento, dicen que es por nosotras. Que quede claro que no vendemos nuestro cuerpo: vendemos un servicio. Igual que si limpio una escalera no estoy vendiendo mis manos", recalca.  
Desde Europa ha llegado esta semana una resolución que compromete uno de los proyectos del Gobierno español que aborda el tema de la prostitución. Se trata del polémico anteproyecto de Ley de Seguridad Ciudadana, que, entre muchas otras cosas, tipifica como infracción grave "el ofrecimiento, solicitud, negociación o aceptación de servicios sexuales retribuidos" en espacios públicos de uso de menores o en los que estas actividades puedan suponer un riesgo a la seguridad vial, es decir, en las carreteras. Según esta redacción, las multas, de 1.000 a 30.000 euros, se impondrían no sólo al cliente, sino también a la prostituta.
Es ese punto precisamente el que ahora rechaza Europa, que en la resolución aprobada el pasado miércoles "subraya que no debe penalizarse a las personas que ejercen la prostitución y pide a todos los Estados miembros que deroguen la legislación represiva" contra ellas, además de instarles a no desarrollar nuevas medidas en ese sentido. La primera conclusión es clara: el anteproyecto de Ley de Seguridad Ciudadana, atacada desde muchos otros frentes y por muchos de sus artículos -ha sido bautizada como 'ley mordaza'-, no respeta esta disposición del Parlamento Europeo.
Una prostituta, en el Bois de Boulogne (París, Francia). (Reuters)Una prostituta, en el Bois de Boulogne (París, Francia). (Reuters)
Sin embargo, esta resolución no sólo contradice el camino por el que quería ir el Gobierno, sino que tampoco contenta a las asociaciones de trabajadoras sexuales y a algunas organizaciones implicadas en el tema. "Es de una hipocresía mayúscula. Si no prohíbes vender a un centro comercial, pero sí les prohíbes comprar a sus clientes, estás penalizando al centro comercial", resume Carmen Briz, portavoz de Hetaira. "En esa resolución se habla de la dignidad de la mujer, pero se da a entender que la prostitución es indigna. El problema es que por mucho que hable de los derechos sexuales de las mujeres, no se les consiente que sean libres de decidir si intercambian sexo por dinero. Y además se aboga por el modelo sueco [de persecución al cliente, con pena de prisión], que lo que consigue es clandestinizar la actividad y estigmatizar a la prostituta", recalca. La resolución, de hecho, considera tanto la prostitución como la prostitución forzada "formas de esclavitud incompatibles con la dignidad de la persona".
 
'Al multar al cliente, nos penalizan a nosotras. Los legisladores deberían ir contra la trata, no contra las prostitutas', dice Lucía, que trabaja como tal desde hace más de 10 años, cuatro de ellos en la carreteraGlòria Poyatos, juez decana de los juzgados de Lanzarote y experta en el tema, es de la misma opinión: "Suscribo el texto de la resolución al 85-90%. Yo también estoy contra la trata y la prostitución forzada, pero el Parlamento Europeo presenta alegremente el modelo sueco como el mejor, sin aportar fuentes que corroboren sus datos. Además, al proponer penalizar al cliente, penaliza indirectamente a la trabajadora del sexo, que tiene que ocultarse y queda estigmatizada, bajo la visión social de que está haciendo algo reprochable", señala esta jurista, que aboga por una "regulación expresa y a medida para la especial tipología de este trabajo, que las permita emanciparse de las redes de proxenetismo y trata". Poyatos recuerda además que esta disposición del Parlamento no tiene efectos vinculantes, a diferencia de la sentencia de 20 de noviembre de 2001 del Tribunal de Justicia de la UE, que consideraba la prostitución como una actividad económica siempre que se desarrolle libremente y por cuenta propia. 
 
El 'glamour' de pagar las facturas
"Esto es un trabajo, lo quieran ver o no. Y nosotras siempre hemos demandado un sitio en el que trabajar sin molestar ni ser molestadas, porque tampoco es plato de nuestro agrado incomodar a los vecinos o estar donde hay niños", narra Lucía, que no cuenta con más 'chulo' que sus obligaciones: "Mis proxenetas son mis facturas del gas, de luz, de alquiler... Este no es un trabajo fácil, y no tiene nada de glamour, por mucho que algunos intenten dárselo: el único glamour está en el momento en que pagas la factura y tienes con qué calentarte", recalca. Lucía asegura que en la calle, bajo el sol y la lluvia, hay muchas como ella, con libertad para hablar con el cliente y pactar con él el servicio, y con capacidad para decir: 'Esto lo hago; esto no'. Las hay también con proxenetas y víctimas de la trata. Pero asegura que esa libertad que pueden tener en las carreteras algunas como ella es algo que no existe, ni de lejos, en los clubes: "Allí quien pone las normas es el dueño", señala; "allí tengo que compartir con él el 50% de las ganancias, y allí se imponen determinadas cosas como normas de la casa: hacer ciertos trabajos, por ejemplo, sin preservativo". 
Las 'sex boxes' de Zúrich (Suiza), donde las prostitutas pueden ejercer. (Efe)Las 'sex boxes' de Zúrich (Suiza), donde las prostitutas pueden ejercer. (Efe)Lucía asegura que desde hace un tiempo se siente menos segura, y no más protegida, por las leyes. "Ahora nos acosan. No podemos hablar tranquilamente con el cliente de qué vamos a hacer o qué no, y cada vez tenemos que ir más lejos para prestar un servicio". De 9 a 3, o de 11 a 7, según la estación del año y la luz que la acompañe. Es el horario de la carretera, que evita la noche "porque la desgracia puede ser a cualquier hora, pero la oscuridad puede ser más propicia". Lucía compara su trabajo, como ella defiende que se llame y considere, con el del taxi: "Hay que salir a trabajar, a ver qué tal se da el día. Uno consigues siete clientes y al siguiente, ninguno. Yo el viernes pasado me volví sin nada a casa, porque las proposiciones que me hicieron no me gustaron", cuenta. Y dice que sí, que a veces bajo la lluvia se plantea que estaría mejor en otro trabajo, "pero como cualquier trabajador de cualquier oficio".
La cuestión para esta prostituta es que tanto el anteproyecto de Ley de Seguridad Ciudadana -que pena a prostitutas y clientes- como la resolución europea -que propone penalizar sólo a estos últimos- lo que pretenden y consiguen es "aorillar" a las prostitutas, sacarlas de la calles, afincarlas en los clubes. "Al final, quien penaliza al cliente me penaliza a mí también. Estas regulaciones nos llevan a la indefensión. Nos quitan espacios y no nos dan soluciones", relata esta prostituta. María José López Armesto, presidenta de la primera cooperativa de prostitutas en España, Sealeer, difiere de la visión de Lucía sobre la prostitución de carretera -"allí todas tienen su proxeneta", dice-, pero coincide con ella en las soluciones: "El Gobierno tendría que ver esto desde otra perspectiva. Deberían habilitarse sitios para que pudieran ejercer. Y en vez de pagar multas, deberían pagar ese alquiler".

Quejas por la prostitución en Tinería Lugo


Esta noticia es relevante, porque efectivamente se puede ver perfectamente como las prostitutas acosan a los pobres hombres clientes del Pazo y les roban. Por favor leáse con sarcasmo.
Conozco perfectamente Lugo, esta zona es muy pequeña y perfectamente controlada. Suponiendo que estas mujeres además de ejercer la prostitución, robaran a los clientes no estarían en un sitio tan acotado dónde no hay vias de escape, las prostitutas que roban suelen cambiar de zona, y sulen ser mujeres controladas por proxenetas.  Lo que está pasando aquí, como en otras ciudades es que no quieren las prostitutas y las criminalizan ni más ni menos. Que digan claramente que no quieren ver a las putas.
Montse Neira

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/lugo/2014/03/15/quejas-prostitucion-tineria/0003_201403L15C5993.htm




El propietario del Pazo do Sangro, en plena Rinconada do Miño, demandó de las fuerzas de seguridad un mayor control en la zona. Asegura que está operando una organización de prostitutas rumanas que acosan a los clientes del establecimiento hostelero para ofrecerles sus servicios y les roban la cartera en algunos casos. Las integrantes de la red actúan de forma impune tanto de noche como de día, tal como aparece reflejado en la fotografía.

Prostitutas en la historia


Publicado el: Jue, mar 6th, 2014

Especial: Prostitutas en la Historia

prostitutas antigua roma pompeya
El título puede quedar mal, e incluso ser sensacionalista, pero lo cierto es que varias personas me han preguntado sobre las prostitutas a lo largo de la historia, y varios más han realizado búsquedas en el sitio con este mismo término, por lo que parece que despierta cierto interés, aunque espero que estén buscando algo respetuoso y con altura, pues eso es lo que intentaremos hacer para tratar el tema.
La prostitución es la profesión más antigua del mundo, eso es algo que todos escuchamos alguna vez pero ¿a qué fecha debemos remontarnos para comprobarlo? Siempre se dice que en el Imperio Romano se practicaba la prostitución y por ende, tomamos esa fecha como “el origen”, pero no es la adecuada.
Eso sí, no podemos negar que tanto en la Antigua Roma, como en la Antigua Grecia, la libertad sexual permitía que este tema no sean tomados como tabú, sino con total naturalidad. Eran civilizaciones mucho más evolucionadas que la nuestra comprendiendo la sexualidad en todos sus sentidos, incluso con la homosexualidad, pues era venerado el cuerpo humano como belleza, independientemente de ser hombre o mujer, y eso lo podemos apreciar en el arte de la época.

Prostitución en Mesopotamia y zona Mediterránea.

Desde que existen registros históricos encontramos la prostitución como un oficio y su origen se remonta al siglo XVIII a.C. en la antigua Mesopotamia, donde ya existían ciertas “leyes” que protegían a las mujeres que realizaban este trabajo. El Código de Hammurabi, la “Constitución” más conocida por todos, ya regulaba los derechos de herencia de todas las prostitutas.
codigo hammurabi
El Código de Hammurabi contenía leyes que regulaban la prostitución en Mesopotamia.
En el caso de Babilonia, y siguiendo los textos de Heródoto y Tucídides, los dos más grandes Historiadores griegos, vemos una norma diferente, donde se obligaba a todas las mujeres a prostituirse al menos una vez en sus vidas con un extranjero como muestra de la hospitalidad, acto que se hacía en el Santuario de Militta. A cambio, recibía un pago. Si bien puede ser considerado un acto “bárbaro” por obligar a alguien a hacerlo, debemos tener en cuenta que no estaba mal visto en absoluto. El contexto histórico cambia absolutamente todo.
Los fenicios y griegos de la Edad del Bronce también la practicaban en honor a Astarté, la diosa de la fertilidad y la madre naturaleza. Incluso en Israel se realizaba, aunque estaba prohibida por la ley judía.
diosa fecundidad fenicia
Astarté
La Biblia también hace una referencia en el Génesis, 38, donde Tamar se hace pasar por prostituta en una carretera y es contratada por Judá, aunque en esta alegoría no lo hace por otro motivo que el quedar embarazada de éste.

Prostitución en Fenicia.

En Fenicia se daba una situación un tanto compleja y que atendía a las creencias religiosas de esa civilización mediterránea. Según la tradición, solían realizarse ciertas ceremonias en honor a la diosa de la fecundidad, donde las mujeres se golpeaban a sí mismas y luego ofrecían sus cabellos a la diosa. Quien no quería perderla, debía acudir a un “mercado”, por así llamarlo, donde sólo podían entrar ellas y personas extranjeras. En ese sitio estaban obligadas a entregarse la cantidad de veces que fuesen requeridas, y con la recaudación obtenida se adquirían diferentes ofrendas para la misma diosa.

Prostitución en la Antigua Grecia.

Ahora dejamos la antigüedad más dura para alcanzar la Grecia Clásica, donde aparece por primera vez el término “porne”, derivado de “pernemi” (vender), una acepción que a todos nos resulta conocida. En este período tanto mujeres como hombres jóvenes realizaban la prostitución y todos podían llegar a ser totalmente independientes y libres, pero sí era necesario que utilizaran vestimenta distinta al resto, como también era obligatorio que pagaran impuestos, algo no discriminatorio sino una obligación de los trabajadores.
¿Prostitutas famosas? Nos han llegado algunos relatos sobre Lais de Hyccara y Lais de Corinto, aunque aún se duda si no se trataría de la misma persona.
retrato lais de corinto
Lais de Corinto

Lo cierto es que Lais de Corinto, de quien aparecen más datos, era conocida como la mujer más hermosa de toda la región y cobraba grandes sumas de dinero a sus acompañantes, entre los que se encontraban Eubotas, un campeón olímpico, y el filósofo Arístipo, quien escribió dos obras sobre esta chica.
¿Sabíais que Solón fue el fundador del primer burdel?
El legendario rey ateniense ordenó su fundación en el siglo VI a.C. en Atenas, aunque se prohibió expresamente el proxenetismo. Todos los beneficios que dejó el burdel han sido utilizados para construir un Templo a Afrodita, diosa del amor, la lujuria, la belleza y la sexualidad, entre otras cosas.
Por su parte, Corinto y Chipre no se quedaban atrás y gracias a Estrabón sabemos que existía una cierta prostitución religiosa en un templo donde, según sus textos, había más de 1.000 prostitutas.
prostitucion grecia clasica
Prostitución en la Antigua Grecia
En Grecia en general, vemos tres categorías de prostitución:
  1. Chamaitypa`i – quienes trabajaban en el exterior
  2. Gephyrides – aquellas que trabajaban cerca a los puentes
  3. Perepatetikes – las que trabajaban en las calles, donde encontraban a sus clientes para luego ir a sus hogares.
En el caso de la prostitución masculina, sabemos que eran principalmente los hombres adolescentes los que realizaban este trabajo, quienes lo hacían en burdeles atenienses. Sin embargo, ellos sí solían ser esclavos pues los hombres libres podían perder sus derechos si lo hacían en la edad adulta. Sin embargo, no estaba prohibida la homosexualidad, sólo el hacerlo por dinero.

Prostitución en la Antigua Roma.

Dejamos Grecia para hablar de otra gran civilización, Roma, donde podemos encontrar por primera vez el término “Prostitutere”, cuya traducción era “exhibir para la venta”, evidentemente, el propio cuerpo.
Roma es quizá el “paraíso de la prostitución” por ser algo más que habitual, pero también por la enorme libertad sexual existente, tanto para hombres como para mujeres. Ellos podían tener relaciones con quienes quisieran sin ningún problema, al igual que ellas, aunque en el caso de las mujeres, incluso las casadas, sólo debían mantener una serie de códigos morales y sociales, pero nada les impedía disfrutar al máximo su sexualidad.

Las prostitutas romanas serían como las modernas “escorts”, mujeres muy educadas tanto para dar placer como para mantener una conversación con altura, e incluso había muchas de gran nivel que cobraban un buen dinero, pero sólo ofrecían sus servicios para los más altos cargos.
En el caso de las prostitutas en roma, podemos encontrar varias clases de prostitutas como las cuadrantarias, llamadas así por cobrar un cuadrante, que serían las prostitutas más bajas de todas. También encontramos las felatoras, que como podemos imaginar, eran llamadas de este modo por ser expertas en el arte de la felación.
Pero la lista de tipos de prostitutas, de acuerdo a sus características y habilidades, sería la siguiente:
  • Prostituta: entregaba su cuerpo a quien quería.
  • Pala: era quien aceptaba a cualquier persona que pudiese pagar el precio demandado.
  • Meretrix: prostituta independiente.
  • Prostibulae: ejercía sin pagar impuestos y en donde podía.
  • Ambulatarae: era la prostituta que trabajaba o bien en la calle o bien en el circo.
  • Lupae: eran quienes ejercían en los bosques de los alrededores de la ciudad.
  • Bastuariae: ejercía la prostitución en los cementerios.
  • Delicatae: tenía clientes poderosos como generales o senadores.
En todos los casos, las prostitutas de la Antigua Roma solían ser mujeres independientes y en ciertos casos, influyentes, aunque debían vestir un vestido púrpura que las diferenciaran del resto de mujeres, además de tener que pagar impuestos por desarrollar su actividad.
Si lo que queréis conocer son prostitutas famosas de la Antigua Roma, encontramos en las diversas fuentes históricas que llegaron a nuestros días nombres como Julia, la hija del Emperador Augusto, Agripina e incluso a Mesalina, la esposa del Emperador Claudio, pues era frecuente que las mujeres de alta alcurnia ejercieran la prostitución por placer.
mesalina roma
Mesalina, la esposa del Emperador Claudio, representada por Eugène Cyrille Brunet (1884)
Este es el caso de Mesalina, que según cuentan los relatos, realizó una apuesta con una prostituta y por ello se acostó en un solo día con una Centuria completa.
De todos modos y pese a la cantidad de sitios donde se ejercía la prostitución, el lugar preferido por la mayoría era los baños públicos, pues allí podían ofrecer sus servicios a hombres y mujeres sin excepción.
Como dato curioso, podemos añadir que en el año I d.C., según los registros encontrados en Roma, había inscritas 32.000 prostitutas en la capital del Imperio y a todas ellas les fue entregada la licencia para ejercer el oficio, conocida como “Licentia Stupri”.

Prostitución en la cultura Azteca.

Según algunos registros, era algo común la prostitución en el Imperio Azteca. Eran conocidas como “āhuiyani”, una forma eufemística de decir “tener lo necesario o estar feliz. Las autoridades políticas y religiosas permitían la prostitución siempre que se realizara junto a los caminos o en los edificios destinados para tal fin, conocidos como “Cihuacalli,  si bien las mujeres que ejercían cobraban dinero por ello, no tenían un estatus social elevado, sino todo lo contrario.

Prostitución en la Edad Media en Europa.

Edad Media: un período contradictorio en cuanto a la prostitucion
Edad Media: un período contradictorio en cuanto a la prostitucion
La Edad Media es una época histórica de grandes contradicciones respecto a la prostitución. Es, como todos sabemos, un período histórico dominado por la Iglesia y por ende, la “fornicación” es considerada un pecado. Pero por otro lado, existía una cierta tolerancia universal por parte de todos, incluyendo las autoridades religiosas.
Así lo vemos en diversos Estados de gran poder como Venecia, cuyo Gran Consejo en el año 1358 declaró quela prostitución es absolutamente indispensable para el mundo”. Incluso la Iglesia la permitió en algunos sitios, aunque era necesario que se distinguiesen de las “mujeres decentes”, por lo que su vestimenta era diferente a las de las demás.
En Florencia por ejemplo, era frecuente que llevasen campanas en sus sombreros y guantes, en tanto que en Milán llevaban un manto negro. Muchas otras ciudades observaron el negocio y crearon burdeles para generar ingresos a través del oficio más antiguo del mundo, gestionándolos el mismo Estado.
Pero tampoco ha sido fácil para las prostitutas, pues muchos Estados se esforzaron por erradicarlas por completo desterrándolas o enviándolas a zonas suburbanas que pronto se convirtieron en barrios marginales, aunque esto no detuvo el ejercicio de la prostitución pues la demanda era demasiado grande, incluyendo personas de la nobleza o incluso a miembros del Clero.

La prostitución en el Renacimiento.

El Renacimiento es conocido por el surgimiento de una nueva concepción del mundo respecto al ser humano, aunque en realidad se retomasen ciertos valores de la antigüedad que se habían perdido durante la Edad Media.
prostitucion en el renacimiento
Esta transformación es apreciable incluso en la prostitución, aunque debemos recordar que de todos modos, la sexualidad aún seguía siendo un tema “tabú” debido a la fuerte asociación entre los Estados y la Iglesia, aunque ésta ya no ejercía tanta presión sobre aquellos como en siglos anteriores.
La prostitución se continuaba observando como un “mal necesario para satisfacer necesidades básicas de las personas (especialmente hombres, teniendo en cuenta el contexto histórico), aunque surge una nueva condición: no se podía ejercer con judíos, sino siempre con cristianos, especialmente en territorio español.

La prostitución en la Época Moderna.

En la Época Moderna sucede algo muy particular: prácticamente desaparece la figura de la “prostituta”, pero aparece una figura que se asimila, según la historiografía actual, a la de la prostituta: la cortesana.
Sin embargo, debemos tener cuidado al equiparar una cortesana con una prostituta, pues este paralelismo se comienza a realizar en el siglo XIX, pues durante la Modernidad, la cortesana era simplemente un miembro más del séquito del Rey y no necesariamente debían ejercer el oficio, aunque sin duda hay muchas mujeres célebres en esta época.
Uno de los personajes más importantes de esta época es sin duda Ninón, pseudónimo de Anne de Lenclos, quien tuvo más de 5.000 amantes a lo largo de su vida, además de ser una de las más serias confidentes de Luis XIV de Francia “El Rey Sol” y el gran Historiador del Arte y hombre de letras Horace Walpole (1717-1797) la llegó a bautizar como “Notre Dame des Amours”.

ninon cortesana real
Ninón de Lenclos
Nació en 1620 y fue hija del señor de la Douardière Henri de Lenclos, convirtiéndose prontamente en cortesana de la corte de Luis XIII, hasta que en 1667 estableció el célebre salón de L`Hotel Sagonne en París, el que era frecuentado por grandes figuras literarias y políticas de la época, donde debemos incluir al joven Arouet, quien más tarde sería conocido como Voltaire, y a quien Ninón le legó en su testamento 1000 coronas para que pudiese ampliar su biblioteca.
¿Por qué atraía a grandes personajes de la época? Su cultura, su facilidad con las letras, su gran ingenio y enorme sentido común, le hicieron ganar el respeto no sólo de los intelectuales del momento, sino también del propio Luis XIV, quién solía tener encuentros con ella para solicitar consejos políticos y de quién declaró sobre ella que “Sus contradicciones preservan la urbanidad”.
Pero no sólo Luis XIV le tomó como confidente, sino que también lo hizo la Reina Cristina de Suecia, quien solicitó entrevistarse personalmente con ella para recibir sus opiniones. También podríamos incluir al Cardenal Richelieu entre los interesados en Ninón, quien le ofreció una gran cantidad de dinero por pasar una noche con ella, y aunque la cortesana aceptó el dinero, los rumores afirman que fue otra persona la que se presentó en la habitación del Cardenal.
Dejando a un lado a Ninón, debemos destacar un aspecto curioso de las cortesanas: en grandes capitales como fueron Roma o Venecia, se debió reglamentar el número de cortesanas por la gran cantidad que había, y todas quedaban regidas por una “Reina”, quién se responsabilizaba de hacer cumplir todas las reglamentaciones policiales para que las cortesanas no tuviesen problemas.

La prostitución en los inicios de la Época Contemporánea.

En los inicios de la contemporaneidad y debido a la existencia de monarquías en toda Europa, las prostitutas continuaron ejerciendo su oficio como “cortesanas” y en el siglo XIX encontramos algunos nombres muy interesantes, siempre relacionados con reyes del continente.
La primera cortesana de la que debemos hablar es “La Bella Otero”, Agustina Otero Iglesias (o Carolina Rodríguez), quién pasó
agustina otero iglesias
Agustina Otero Iglesias, “La Bella Otero”
a la historia como una de las mujeres más hermosas de la Belle Époque, y prueba de ello es que tanto el Rey Alfonso XIII de España como el Rey Eduardo VII de Inglaterra fueron amantes suyos.
Su infancia fue muy conflictiva, lo que le llevó a abandonar su hogar a los 11 años de edad, dedicándose a viajar con unos cómicos ambulantes portugueses durante seis años, hasta que a los 17 decidió abandonar la compañía y dedicarse a bailar en sitios de mala muerte donde ejerció la prostitución e incluso, se sospecha que la mendicidad.
A los 20 años, uno de sus amantes, un banquero francés al que conoció en Barcelona, le comenzó a promocionar como bailarina en Francia, trasladándose con él a Marsella hasta que le abandonó para promocionarse ella misma. Al poco tiempo se hizo conocida en todo el país, haciéndose célebre tanto por su instinto para la danza (pues no era profesional), como también por sus orígenes españoles en el ambiente francés, que lo veían como exótico.
Se dedicó también al canto y a la actuación, y fue con este ramo artístico con el que más sensación causó, llegando a interpretar incluso obras como “Carmen” de Bizet o “Nuit” de Nöel. Su carrera aquí despegó, llegando a viajar a Nueva York o Rusia, donde coincidió en 1890 con Rasputín, y éste a su vez le presentó de forma discreta al zar Nicolás II (1868-1918), a la postre, su amante.
De este modo llegó al escalón social más alto, donde no sólo fue amante del zar ruso, sino también de los reyes Alfonso XIII de España, Eduardo VII de Inglaterra, Guillermo II de Alemania y Leopoldo II de Bélgica, o del gran industrial estadounidense  Cornelius Vanderbilt y el político francés Aristide Briand (uno de los precursores de la unidad europea).
Es tiempo de pasar a otra cortesana y quizá, la más importante de todo el siglo XIX: Lola Montez, cuyo nombre real es Marie Dolores Eliza Rosanna Gilbert (1818-1861), quien se cree tuvo más de 4000 amantes a lo largo de su vida, incluyendo al rey Ludwing I de Baviera, y a personajes muy conocidos de la época como Alejandro Dumas o el compositor Franz Liszt.

La cortesana más importante del siglo.

retrato lola montez
Lola Montez
Si bien sus encantos le harían ocupar un lugar de honor entre las más importantes prostitutas de la historia, fue su enorme influencia política la que le lleva a ocupar este destacado lugar, y todo gracias a Ludwing I, un experto en dilapidar dineros públicos en mujeres, hombres y castillos.
Gracias al rey, Lola pudo presentarse en el Teatro Real, y desde ese momento se convirtió en su amante, pero su aventura no sólo quedaba en el lecho, sino que además intercedía en los asuntos políticos y económicos de Baviera, llegando a ser nombrada Condesa de Landsfeld en 1847.
Ese mismo momento, un grupo mayoritario de personas influyentes del reino iniciaron una revuelta en contra a las acciones del rey y por supuesto, de Lola Montez. A ella le hicieron salir del país (dirigiéndose a Estados Unidos), en tanto que Ludwing I se vio obligado a abdicar en ese preciso momento.
Lola Montez murió a los 39 años de edad a causa de una neumonía, la que contrajo en su primer paseo tras haber sufrido un derrame cerebral que le había dejado paralizada por un tiempo.
Este es un breve repaso a la prostitución en la historia, desde las primeras grandes civilizaciones hasta la Época Contemporánea.
Imágenes: Dominio Público en Wikimedia Commons

Fuente:  http://redhistoria.com/putas-en-la-historia/#.UzBbVlfSv0d

Las perversidades del modelo abolicionista de la prostitución

Pero igual que a las vestales se las impedía mediante la tierra que cubría su "habitación" conseguir ya comida, agua o aire, la prohibición sueca intenta matar de hambre y asfixia a sus víctimas persiguiendo a sus clientes, echándolas de sus casas, acosándolas con vigilancia policial, negándoles los servicios sociales e incluso robándoles los hijos. Los defensores del modelo sueco llegan incluso a proclamar que las trabajadoras sexuales son "despenalizadas"... exactamente igual que los romanos habrían podido decir que las vestales condenadas no habían sido directamente ejecutadas.
"Vestal Condemned to Death", attributed to Pietro Saja (circa 1800)
“Vestal Condemned to Death”, attributed to Pietro Saja (circa 1800)
The Vestal Virgins were among the most important people in classical Roman society; they were charged with keeping the sacred fires burning, and accorded numerous privileges in return.  One of the greatest of these was that their persons were sacrosanct; in other words, no person could touch them without their permission, upon penalty of death.  That meant no one at all, not even high state officials; a Vestal could not be touched even if she were convicted of the greatest crime of which she could be accused, that of breaking her vows by having sex or allowing the sacred fires to go out.  Because these offenses were believed to anger the gods and thus risk the safety of all Rome, the penalty for them was death; but since nobody could touch them to administer the sentence there was only one way carry it out:  the dishonored priestess was buried alive.  In order to avoid breaking another law against burial within the city, the tomb was provided with a candle and a small quantity of food and water in order to establish the legal fiction that it was a “habitable room” rather than a sepulcher, and the unlucky woman was thus left to a lingering death by slow suffocation to preserve the illusion of piety which would have been shattered by spilling her blood.
Whores are in many ways the diametric opposites of the Vestals:  we are as far from virgins as it’s possible to be, are stigmatized and rejected by our societies rather than being honored by them, and are responsible for banking men’s sexual fires rather than keeping actual ones burning.  But in the past few decades, there has arisen a legal doctrine which represents all women as helpless, pure and sacred; we are supposed to be delicate flowers who are irremediably damaged by the evil lusts of brutal men, from whom the Sacred State must “protect” us.  Harlots sin against that precept by being strong, self-willed beings who deal with men on equal ground and make a living from male lust rather than being “ruined” by it as the catechism claims we should be.  We must therefore be punished, but since Holy Writ has declared us blameless victims how can that be accomplished?  The answer, as it was for the Vestals, is slow suffocation…though in this case economic and social rather than literal.
The tomb disguised as a “habitable room” into which prohibitionists want sex workers sealed is called the “Swedish model”; just as the Vestals’ persons technically remained inviolate, so women under this abominable regime are not technically criminalized.  Our meager provisions consist of the fact that we can, on paper, carry out our work unhindered.  But just as the Vestal was prevented by the earth above her “room” from getting any more food, water or air, so Swedish prohibition attempts to starve and suffocate their victims by persecuting their clients, getting them evicted from their homes, hounding them with police surveillance, denying them social benefits and even stealing their children.  Swedish proponents even go so far as to proclaim that sex workers are “decriminalized”…just as the Romans could say that the condemned Vestals had not been directly executed.
In all of Roman history, only ten Vestals were ever condemned to this horrible fate.  But unfortunately for the mad totalitarian dreams of the prohibitionists, there are millions of whores in the world; it would be absolutely impossible for them to ever entomb all of us, no matter how fervently they might wish to do so.  In order to advance their scheme to extinguish as many of us as possible, they must find and close up every possible gap through which economic sustenance might flow, and that means eliminating our means of attracting and contacting clients.  Increased police surveillance could drive street workers into the dark, dangerous places where the Pure and Holy need not see them, but street work has always been a minority of all sex work and that’s even more true now thanks to the internet (which allows incredibly cheap advertising with greater reach than even the most expensive venues had twenty years ago).  Banning escort advertising has no effect whatsoever; there is no way to stop people from hiding commercial sex adverts within other, unbanned forms, and almost no way to stop buyers living under such a censorship regime from accessing websites hosted outside its jurisdiction.  This utterly infuriates the prohibitionists, who are well aware of sex workers and clients conducting our business right under their noses; they have therefore embarked upon an all-out effort to destroy its most visible manifestations, no matter what the costs in human rights.  Irish prohibitionists have proposed giving police the power to steal sex workers’ phone numbers in order to convert them into traps for clients.  Scottish prohibitionists, defeated in their attempt to impose the Swedish model, are trying to drum up support for advertising censorship by demonizing clients.  And American prohibitionists are willing to totally destroy the internet as we know it:
…members of Congress have asked U.S. Attorney General Eric Holder to prosecute Backpage.com for its role in prostitution and sex trafficking or to recommend legislation that would make prosecution possible…[they claim] that…tens of thousands of children are sold for sex in the country every year…Section 230 of the Communications Decency Act of 1996 protects websites from liability for content posted by a third party. That means a website can’t be prosecuted when someone posts an illegal ad on their website…
Were websites to be held liable for third-party content, they would have no choice but to shut it down.  All of it.  Amazon reviews, YouTube videos, comments on websites, free hosting of sites like mine on larger entities like WordPress…all gone, wiped out overnight.  If you think this only applies to American websites, guess again; a large fraction of the internet’s backbone is on American soil, and the US government has given itself the power to shut down any website in any country which it decides has violated some US law, through the simple expedient of shutting down traffic to it at the point it passes through the US.  And while the article above restricts its language to “children”, others are more honest about the politicians’ intent:
…proposed legislation…would allow for federal felony charges to be brought against operators of web sites that fuel the illicit sex trade through commercial ads…Under the Stop Advertising Victims of Exploitation Act, individuals would face felony charges for promoting an advertisement…that…facilitates any of numerous crimes against children and adults in the sex trade, including…pimping and prostitution.  The legislation would also allow federal authorities to shut down advertisements…
What these megalomaniacs seek is nothing less than the power to shut down any escort’s ad and to prosecute the website that carries it; even websites outside the US could be attacked as described above.  There is probably very little danger of the Roasting the Pig By Burning Down the House Act going through, or of it withstanding a challenge even if it did; US judges have repeatedly proven themselves wiser than politicians by striking such laws down every time they’ve been tried.  But the fact that they do keep trying is a measure of their hatred and disdain for the women they wish to suffocate in the name of “protecting” our sacred bodies from “violation” by consensual sex.

Fuente:  http://www.cliterati.co.uk/2014/03/habitable-room/

miércoles, 19 de marzo de 2014

The Sex Sector : The Economic and Social Bases of Prostitution in Southeast Asia

Es un estudio de 1998, pero es importante por las aportaciones y teflexiones que hace en cuanto al trabajo sexual y es totalmente vigente en la actualidad:


http://www.amazon.com/The-Sex-Sector-Prostitution-Southeast/dp/9221095223



http://www.ilo.org/global/about-the-ilo/media-centre/press-releases/WCMS_008942/lang--es/index.htm?shared_from=shr-tls



FRANCFORT (Noticias de la OIT) - El prestigioso premio editorial International Nike Award 1998 ha sido otorgado a Lin Lean Lim, de la Oficina Internacional del Trabajo (OIT), por un estudio sobre la industria del sexo en el Asia sudoriental, publicado recientemente. La señora Lim, autora de The Sex Sector: The economic and social bases of prostitution in Southeast Asia (Endnote 1) , recibirá el galardón el sábado 10 de octubre en el marco de la Feria del Libro de Frankfurt, en Alemania.
La concesión del International Nike Award fue promovida por la escritora feminista Shere Hite en la anterior edición de la Feria del Libro de Frankfurt, para premiar obras de no-ficción escritas por mujeres y que profundicen en el conocimiento de la condición femenina en el mundo. Este libro publicado por la OIT fue elegido por un jurado compuesto por mujeres de los cinco continentes, todas ellas famosas por sus escritos y actividades feministas.
El estudio de la OIT pasa revista a las fuerzas sociales y económicas que impulsan el desarrollo de la industria del sexo en cuatro países del sudeste asiático: Indonesia, Malasia, Filipinas y Tailandia. Afirma que la prestación de servicios sexuales ha alcanzado las dimensiones de un pujante sector comercial, que emplea directa e indirectamente a millones de trabajadores y aporta una contribución significativa a los ingresos nacionales de los países de la zona.
Lin Lean Lim, investigadora y especialista de la OIT en políticas de empleo, agradeció al jurado su decisión, en nombre de la OIT, y expresó su esperanza de que este premio «atraiga la atención sobre los muchos malentendidos y enormes carencias de las políticas públicas en relación con el sector del sexo, así como sobre el penoso trance en que se encuentran muchas de sus víctimas inocentes, que llega hasta la trata de mujeres y niños.»
Manifestó asimismo que «el creciente auge de la prostitución plantea alarmantes cuestiones, no sólo de sanidad pública, de moralidad y de discriminación de las personas en función de su sexo, sino también en relación con los derechos humanos fundamentales de un número cada día mayor de personas ocupadas en el sector del sexo. Es posible que la mayoría de ellas lo hayan elegido por propia voluntad, pero ciertamente muchas entraron en él a la fuerza, víctimas de un tráfico organizado, del engaño o de la explotación.» Añadió que las mujeres inmigrantes constituyen un grupo particularmente vulnerable y que existen abundantes pruebas de la existencia de «redes internacionales que con implacable eficacia dirigen la trata de prostitutas migrantes por todo el continente asiático e incluso en otros países.»
La señora Lin Lean Lim hizo especial hincapié en que, si bien las condiciones en que viven los trabajadores adultos del sector del sexo son muy diversas, puesto que van desde el trabajo libremente elegido y muy bien remunerado hasta la explotación y la práctica de la esclavitud, «no existe tal ambigüedad con la prostitución infantil», que considera un problema mucho más grave que el de la prostitución de los adultos.
«Los adultos tienen libertad para elegir la prostitución o para ocuparse en la pornografía... Pero los niños no. Los niños son mucho más vulnerables y están mucho más indefensos frente a las estructuras establecidas y los intereses económicos que existen en el sector del sexo, por lo que son mayores las probabilidades de que sean víctimas del trabajo forzoso para redimir deudas u objeto de tráfico, violencia física o tortura. También son mucho más susceptibles a las enfermedades, incluido el SIDA/VIH, y a sufrir traumas físicos y psicológicos que arrastrarán durante toda su vida. Por eso, aunque para abordar el crecimiento de la prostitución de adultos existen diversas opciones, frente al fenómeno de la prostitución infantil sólo cabe una opción: erradicarla.»
Según las estimaciones del informe, en los países objeto del estudio se dedica a la prostitución entre el 0,25 y el 1,5 % de la población femenina total. Las actividades relacionadas con la prostitución (entre las que se incluyen los numerosos bares, hoteles, salas de espectáculos y agencias turísticas que florecen gracias a ella) dan empleo a varios millones más de trabajadores. Amplios sectores de población en el sudeste asiático - en particular las familias rurales pobres, que a menudo envían a sus hijas a trabajar como prostitutas - fían su bienestar, cuando no estrictamente su supervivencia, al dinero que les remiten sus hijas dedicadas a la prostitución. Y, sin embargo, a pesar del volumen y de la importancia económica de la prostitución, el sector carece casi por completo de regulación y no se encuentra reconocido como sector económico en las estadísticas oficiales, en los planes de desarrollo ni en los presupuestos de los gobiernos de prácticamente la totalidad de los países del mundo.
El informe resalta las bases económicas de la prostitución, destacando los fuertes incentivos económicos que impulsan a las mujeres a emplearse en el sector a pesar del estigma social y de los riesgos que conlleva ese trabajo, a menudo mejor retribuido que la mayoría de los asequibles a mujeres jóvenes y con frecuencia sin formación. Pone de relieve luego los muchos intereses económicos en juego, que sacan mayor provecho de esas actividades que las mujeres y los niños cuya sexualidad es objeto de explotación comercial. Afirma que, para abordar los problemas de la prostitución, es preciso enfrentarse a toda esa variedad de intereses. Estos afectan a una amplia variedad de actores sociales, como son, entre otros, las familias de las mujeres y niños que en ocasiones los venden para la prostitución y muchas veces dependen de los ingresos generados por ésta; la variedad de establecimientos dedicados al sexo, que abarcan amplios sectores de las industrias del espectáculo, los viajes y el turismo; y, finalmente, los funcionarios corruptos, sin cuya complicidad no podrían operar en la impunidad las redes dedicadas al tráfico internacional de mujeres y niños.
Se afirma también en el informe que el crecimiento de la prostitución probablemente esté ligado, como consecuencia inadvertida, a las políticas macroeconómicas de unos gobiernos que tienden a fomentar la urbanización rápida a expensas del desarrollo rural, a generar una mano de obra barata para la industrialización, a facilitar la exportación al extranjero de mano de obra femenina y a promover el turismo como fuente de divisas. Es muy posible que todos estos rasgos de las economías modernas orientadas a la exportación, combinados con la cada vez más extendida falta de redes de seguridad social y la arraigada discriminación contra las mujeres, estén contribuyendo al desarrollo del sector del sexo.
«Las medidas dirigidas al sector del sexo tienen que considerar la problemática moral, religiosa, sanitaria, de derechos humanos y criminal, pero teniendo en cuenta que se trata de un fenómeno de naturaleza predominantemente económica», leemos. Pero el informe afirma también de forma categórica que no incumbe a la OIT tomar una postura en cuanto a si los países han de legalizar o no la prostitución. Según Lin Lean Lim, «el reconocimiento de la prostitución como sector económico no significa que la OIT esté pidiendo la legalización de la prostitución.» El libro se extiende en explicar los diferentes enfoques legales: criminalización y prohibición total, legalización que implique el registro y la regulación de los establecimientos dedicados al sexo y de las propias prostitutas, despenalización que trate a las prostitutas como víctimas e imponga, en cambio, sanciones penales más duras a quienes trafican con ellas, las explotan o las someten a abusos. Pero la OIT insiste en que corresponde a los gobiernos decidir la adopción de una u otra fórmula legal.
La OIT es el organismo de las Naciones Unidas especializado en los temas relacionados con el empleo y el desarrollo y la aplicación de las normas internacionales de trabajo. Fundada en 1919, es la más antigua de cuantas se integran en el sistema de las Naciones Unidas. La OIT cuenta en la actualidad con 174 Estados Miembros.
Endnote 1:
The Sex Sector: The economic and social bases of prostitution in Southeast Asia. Publicación dirigida por Lin Lean Lim, Oficina Internacional del Trabajo, Ginebra, 1998. ISBN 92-2-109522-3. Precio: 35 francos suizos (sólo en inglés).